Creación Literaria

Sobre el verano, la ola de calor y las fechorías (literarias) que nos esperan

Posted on


Sobre el verano, la ola de calor y las fechorías (literarias) que nos esperan

humorliterarioIba a empezar este post de una manera muy sonora y rimbombante, hablando sobre todo de la claridad que es necesaria para escribir un determinado tipo de cosas, es decir, todas las que escribes a lo largo de tu vida aunque las pretensiones finales que tengas sean mínimas y he caído en la cuenta de que cuando estás medio deshidratado y vírico es difícil ponerse a ello e intentar ser lo que eras en perfectas condiciones de uso y disfrute creativo. Recuerdo cuando tenía tiempo de sobra para regalar, aunque regalar el tiempo me parece el mayor de los pecados y recuerdo también cuando sentía que me faltaba algo permanentemente y no sabía lo que era y pensaba que a través de la literatura llegaría la iluminación definitiva. Nada más lejos de la realidad, la literatura ni ninguna otra arte marcial creativa es capaz de iluminar las trascendentes dudas interiores por muy claras que están sean, y menos cuando albergan toda la complejidad de la existencia.

Y ahora, que se ha quedado buena mañana pese al sofocante calor que nos asola estos días pasaba fundamentalmente por mi blog para deciros que me siento muy feliz por varios motivos, el primero de ellos ha sido la increíble noticia de que unas amigas están embarazadísimas y a este respecto emplazo a las editoriales de nicho LGTB a que se animen a recopilar el testimonio de parejas LGTBQ que lo están intentando y lo han conseguido, o lo han intentado una y otra vez infructuosamente para que su testimonio puedan aportar algo bonito a esta sociedad. Quien dice aportar, dice regalar, dice sembrar, dice aclarar… No os imagináis la cantidad de chicas que se nos acercan a Raquel y a mi pidiéndonos que les contemos nuestra experiencia. Si hay personas interesadas en leer las vivencias de otras personas a eso, me da igual lo puristas que sean algunos, se le llama literatura. Literatura que contesta preguntas, que da referentes, que aporta algo positivo a esta sociedad.

reinlesscover

Otra noticia que quería daros, Dios mediante, es que ya se encuentra disponible, tanto en formato papel como en electrónico la traducción de Sin Control a Inglés (Reinless), en este sentido solo puedo dar las gracias, hasta el infinito y más allá, a la persona que lo ha hecho posible, puesto que sin su esfuerzo y cariño, sin su persistencia, esta primera novela que no tenía pretensiones de nada no podría leerse por más de la mitad de la población terráquea. Ahora lo guay sería traducirla al Chino y ya hacemos hattrick completo!! Bromas aparte, desde aquí te mando un beso enorme, Sandra, por este maravilloso regalo. Si estáis interesados podéis encontrar el libro en papel, en electrónico y también descargarlo a través de Kindle Unlimited. Estamos muy interesadas tanto Sandra como yo, en conocer vuestra opinión sobre esta traducción, así que adelante, meteros por ejemplo en GoodReads que es gratis y disparad.

Para los rezagados os recuerdo que El libro rojo de Raquel está libre de gastos de envío hasta el 31 de agosto (ver condiciones en la web de la editorial). Aprovechad este infame calor para meteros entre pecho y espalda un novelón erótico y así poder implosionar a gusto, vamos que no se diga por ahí que no os he facilitado un buen calentón literario.

ellibrorojoderaquel

Por lo demás, entre bibe y baño y gateo, retomo el SpinOff de Siete Tentaciones (98 paginas y rematando) que teníamos pendientes, ustedes y yo. Después de eso, solo el tiempo (que ya no regalo porque lo invierto en lo que de verdad importa) y el destino y las ganas y el café con leche por la mañana determinará cuál será el siguiente paso creativo… si es que esta ola de calor y todas sus primas hermanas que han venido a vernos este verano, nos deja con vida hasta la próxima era glacial.

Besos desde el infierno. Sed malos!!!

La arboleda

Posted on Actualizado enn


IMG_0351.JPG

En los árboles quedaron, atrapadas las infancias
De los que huyeron buscando un futuro
Ocultas en semblantes de esperanza
Quedaron solas, atrapadas las infancias.

Sobre el otoño dorado
Que caía en la arbolada
Descubriendo ramas desnudas
Nervudas
Y dilatadas.

Se despidieron trazando el conjuro
Aquella madrugada
El mismo que otros años
Dejarán otras miradas.

En los árboles quedaban atrapadas sus sonrisas
En las hojas las palabras
Que sin querer decir decían
Todo lo que sus bocas callaban.

Allí quedó su aliento
Allí en aquella arbolada
Tras cada recreo fugitivo
En los senderos del bosque, que siempre rondaban.

Y no pensaron en el dolor
Y no pensaron que tras la arbolada
Y no pensaron que el trasiego de los años
La tibia corteza resquebrajara.

En los árboles de ese parque
En las gotas de esa mañana
Grabaron en piedra corazones
Y en corazones grabaron esperanza.

Sobre las hojas marchitas el tiempo
El dolor se resbala
Dando paso con cada latido
A las personas del mañana.

Sobre la mansa noche
Sobre la fresca madrugada
Sobre las promesas que se hicieron
Al llover se desdibujan.
En pequeños recuerdos
Mínimos

Como las mañanas,
Que pasan volando sin saber
Sí volverás a tocarlas.

Release

Posted on Actualizado enn


arena

Me soltó las manos y me abrazó con fuerza.

Me soltó las manos y me dejó quererla.

Me soltó las manos y replegó su vela.

Me soltó las manos y festejó entera.

Y empujó su cuerpo, me empujó a la acera.

Me dejó desnuda, me dejó despierta.

Y quedé tumbada, y quedé abierta

Me dejó sin luces, me dejo sin penas.

Me pidió un beso

Me pidió sin fuerzas

Que no me marchara

Nunca de su vera.

Me soltó las manos,

Me soltó las velas,

Me quitó grilletes

mordió mis cadenas.

Me soltó las manos, sin que yo supiera

que por su mirada

me moría entera.

Resaca posht -Presentación

Posted on Actualizado enn


Banner Books

Pues ya estamos a lunes. Lo primero de todo quería daros las gracias a todas aquellas personas que hicisteis el esfuerzo de venir a nuestra presentación el viernes, también trasladaros nuestro agradecimiento a aquellos que salvando las distancias hubierais querido estar con nosotras pero por un motivo u otro os resultó imposible. Somos conscientes de lo cerca que estamos en el mundo virtual y lo lejos que podemos llegar a estar los unos de los otros en la vida real.

Comentaros a todos los que no pudisteis venir, que existe un vídeo de la presentación, en el que salimos espectacularmente radiantes, guapas, atractivas y divertidas pero es tan largo que nos estamos planteando hacer un DVD con temporadas y capítulos. A título personal tengo que decir que el viernes me sentí muy cómoda y que tal vez, este hecho, me anime un poco a romper ese miedo escénico que arrastro desde hace varios años a hablar en público y haga que me lance como una posesa a más actividades de este tipo. Igual me presento al casting de carcelaria de la nueva temporada de OINTB… no prometo nada.

 

De momento hasta que podamos subir el diferido de la presentación a la red de alguna manera, os dejamos con la entrevista que nos hicieron en el viernes, por si todavía no habeis podido escucharla.

 

Entrevista en OndaArcoiris a Raquel García Iñiguez 

las-andanzas-de-lara_0http://www.ivoox.com/raquel-garcia-si-editorial-quiere-me-animare_md_3308058_1.mp3″ Ir a descargar

 

Entrevista en OndaArcoiris a Mónica Martín

el-libro-rojo-de-raquel_0http://www.ivoox.com/monica-martin-le-prometi-a-mi-pareja-que_md_3308090_1.mp3″ Ir a descargar

 

Por aquí os dejo unos enlaces para poder adquirir los libros, si eres del tipo: “Lector ansioso” te recomiendo que vayas a tu librería más cercana con el ISBN de  cualquiera de ellos y solicites allí que los traigan… Si eres más urbanita y vives en Madrid o Barcelona pásate por Complices, Antinous, Berkana, Enclave de Libros, Tipos Infames, Different Life o la casa del libro (here & here)

 

Buen verano. ¡Sed malos!

 

 

Trademark

Posted on Actualizado enn


trademarkAhora debería estar concentrada en el nuevo trabajo que tengo pendiente, ¿cómo una puede tener un nuevo trabajo pendiente si el trabajo que tenía hasta hace quince días era el que debería, en este momento y no en otro ser el foco de atención? Fácil, hay que enfocarse. Enfocarse en teclear una palabra y después otra y más adelante, puede que en ese universo paralelo que imaginamos que son las cosas, dejar que el estilo se vaya o vuelva o haga las dos cosas y se encuentra una, que no otra que no es una, haciendo una cosa distinta a la que estaba haciendo.

Y que le permite satirizar sobre lo que le rodea desde que era chiquitita y las cosas le hacían más o menos gracia. Satiriza porque sí, porque puede. Y no sobre nada o nadie en particular sino sobre lo que lleva viendo con sus dos ojillos desde el principio de los tiempos y ahí, en ese punto, se ve fuera de la zona de confort literario. Se ve arriba de las letras que escribe, que no abajo y nada vuelve a ser a lo mismo. Porque la banalidad le otorga el poder de fraccionar su estilo como le plazca. Y ya no siente la presión de hacer algo serio, pero si la satisfacción de haberlo terminado.

Dije el viernes pasado que para mí un libro comienza a escribirse justo en el momento en el que uno – o una, vaya– empieza a imaginar que lo escribe. Lo mismo pasa con los relatos, y con los poemas, son todo lo mismo. Sentimientos que en algún punto de tu cerebro se transforman en palabras. Que se puede hacer con mayor o menor pericia, que si, que estamos seguros de que lo ponemos todo en el traductor de nuestra cabeza cuando nos ponemos a ello, que si. Que se puede traspapelar la minoría absoluta de las cosas en tu cabeza y de pronto encontrarte frente a un grupo de personas que te escuchan atentamente mientras intentas explicar : que el libro nace no se hace y que es el derecho y la obligación del escritor defender su trabajo. Hacer las cosas como quiera, porque se puede vivir a base de trademarks, mínimas ideas en la cabeza, sentimientos encontrados, registros emocionales y favores personales. Pero de quién siempre nos acordamos fue de la persona que nos fue honesta y nos dijo la verdad sobre lo que lo estábamos escribiendo. Se puede vivir a base de la ilusión de que vas a hacer una cosa y sabes que otra cosa muy distinta es que sabes que la haces. Dónde sea. Porque eso dentro de cien años no importara demasiado, eso dentro de cien años serán meras anécdotas que una quería decir y que no dijo o que traspapelo en algún punto de su cerebro, en el momento en el que quiso empezar a calentar los dedos y escribir y solo encontró el granizo de una tarde fría en un verano raro, rarísimo, en el que tenía demasiado tiempo libre para poder cambiar de registro, de personajes, de idea, de Smoking.

¿Sabéis lo que son las palabras para un escritor? Las palabras lo son todo. ¿Y los silencios, lo sabéis? Los silencios significan todavía más que las palabras y que el orden que se le dieron al traspapelarlas.

Por si no quedó claro lo del viernes, que el libro se escribe al pensarlo y que la habilidad del escritor se mide al plasmarlo en el papel.

Y ahora me vuelvo a lo mío, pues eso, a escribir.

Mi granito de arena

Posted on Actualizado enn


 

granit_arena

 

 

 

 

 

Mi granito de arena

mi pedazo de tiempo
mi señuelo de vida
mi sueño despierto.
Mi granito de arena
con sus posibles lamentos
y sus alegrías
y sus aciertos.
Mi granito de arena
mi pequeño desierto
mi playa desnuda
mi corazón abierto.
Mi granito de arena
Mi granito incierto
Mi luz sin vela
Mi barco velero.
Mi granito de arena
Mi granito, te siento
Me quedo callada
Te espero  sonriendo.

ApocaliToII

Posted on Actualizado enn


hombre barba ojoEsteban desanda el mismo camino que todos los días. Acaba de aparcar el coche frente a la iglesia de ese barrio nuevo en el que comenzó a trabajar hace unos meses. Ya es Otoño. Otoño cerrado. Van cayendo hojas de color ocre heladas unas al lado de las otras. Pasa un día y después otro y Esteban concluye que al final, la mejor opción de todas para no morir congelado cualquiera de estas mañanas, es dejarse barba. Es moreno pero, tiene unos mechones pelirrojos en la barba que hacen que parezca interesante. Años atrás cuando comenzó a salirle el vello en el mentón algunas de sus amigas se reían de él. Le decían “¡Anda! ,si tienes canas en la barba” y él escondido tras sus comunes y vivarachos ojos marrones contestaba que no, que él no tenía canas en la barba. Con el tiempo fue descubriendo que sí, que eran una especie de canas pelirrojas que le hacían apetecible ante mujeres más mayores que él. Cuando quería atrapar a alguna en su tela de araña se dejaba barba, las miraba profundamente y guardaba silencio para que pudieran hablar de lo que quisieran. Era algo que casi todas apreciaban mucho, que tuviera la capacidad de escucharlas. Casi nunca daba algo de él. No le gustaba que supieran nada de sus costumbres, de su trabajo, ni de sus rarezas y era ese halo de misterio que levantaba en torno a su figura, esa inaccesibilidad sobre su persona lo que hacía que, en parte, desearan penetrar en el Esteban más profundo.

Hoy, el Esteban más común de todos llevaba los ojos, con sus pestañas cortas y su color marrón tunecino, entornados para evitar que se colara el frío dentro de ellos. Se había prometido a si mismo no pestañear. Muchas veces se preguntaba que pasaría si un día por culpa del frío no pudiera volver a abrir los ojos. Un parpado pegado con otro. Él vivo y gritando sin poder gritar. Y quieto. Y ferozmente asustado. Y la oscuridad atrapándole en un mundo fluorescente que no podía ver. Y todo cuánto le rodeaba fundido en un blanco absurdo, repleto de escalas de grises gélidos y hielos sonoros que parten las calles. Pequeños semáforos que están a punto de cambiarse pero, que cuando lo hacen al minuto siguiente dan paso a un millón de coches que te embestirán en tu ceguera. Tú vivo pero ciego y así, hasta que consigas abrir los ojos y ver el mundo que te rodea. Los cristales con sus reflejos, los niños adormilados con sus padres camino de un colegio atestado de mandamientos y sin sabores, y las nenas, las nenas con sus faldas de tablas, heladas de frío, intentando no pegar una rodilla con la otra y quedarse también pegadas en esta muerte fría que recibe a Madrid por las mañanas.

Hoy, Esteban se mesa la barba. Para ordenar un poco su vello facial y así parecer mucho más guapo de lo que en realidad es, al pasar por la cristalera de la oficina en la que busca reflejarse. Se observa y quiere besarse pero no se encuentra el ombligo. Dirige su vista hacia arriba y ve una muñeca de pelo rubio, ojos cristalinos, piel blanca y brillante, la misma que cada día vuelve a mirarle con expresión de cansancio y hastío en sus ojos y, al mismo tiempo, con la esperanza de encontrar en sus canas de color pelirrojo algo que la saqué de esa pecera. Piensa: “Debería correr” . Y esconde un poco su tripa. La sonríe con la fortaleza del anonimato a sus espaldas. Se pregunta como será escuchar su voz. Se relame pensando en como podría conquistarla y escucharla y después alejarse para que no pudiera ver nada de él. Esteban siempre tuvo miedo de que al cerrar los ojos con el frío sus parpados se quedarán pegados pero, era evidente que el mayor de sus temores era abrirlos por completo y descubrir que las mujeres que tenía frente a él y que lo consideraban por su barba, o mediante ella, un tipo atractivo, terminaran poniendo en peligro su refugio interior.

Una vez se prometió a si mismo que si encontraba a la mujer perfecta la llevaría ese refugio y allí le enseñaría sus ángeles y sus demonios. Se desnudaría delante de ella totalmente para que pudiera ver a través de él, sin miedo a que por ello, también sus ojos se quedasen pegados.

A veces, cuando veía a aquella chica rubia mirarlo con ilusión desde la ventana se imaginaba a si mismo desnudo frente a ella, sin paraíso interior, y eso le hacía sentirse feliz durante unos minutos. Desnudo y erecto, aguardando a que su barba le creciera y con el pleno convencimiento de que, aunque eso sucediera, estaría a salvo. A veces, solo queremos escuchar que estamos a salvo y dejar de tener miedo de todo cuánto nos rodea.

Desvía su mirada, y ve venir hacia él un padre y su hijo. Un Niño muy pequeño que no debe tener más de cinco años y que camina apurado de su mano. Van muy deprisa. Esteban oye la sirena del colegio y se sonríe. Llega tarde. Cada mañana cuando está frente a la ventana de la chica rubia oye la sirena del colegio de al lado. Ambos aceleran el paso y entonces se da cuenta de que el sonido que llega hasta ellos es más intenso de lo que normalmente es y de que, sin saber, muy bien por qué, comienza a repetirse en intervalos de la misma duración. La sangre se le para en el cuerpo cuando cruza sus ojos con los del padre del chico y ve en ellos el miedo. Coge a su hijo en brazos y sale corriendo. Esteban paralizado toma nota mental de su estilo de carrera, casi no despega los pies del suelo, casi no avanza pero, es evidente que en su impotencia y su orondo instinto de supervivencia, intenta escapar de algo que les acecha. El suelo bajo sus pies comienza a temblar. Mira al cielo por encima de ellos. Una luz convierte cuanto les rodea en una burbuja blanca que lo ciega todo. Fluorescente. Esteban aprieta los dientes. Cierra sus ojos. Y se echa al suelo esperando el final, un estruendo tremendo, la trompeta de los jinetes del apocalipsis, un explosión encima de su cabeza, la película que debe pasar ante todos nosotros cuando estamos esperando morir pero, todo lo que siente es una vibración sin apenas ruido que le produce nauseas. Debajo de él, el suelo sigue frío. El cielo continua siendo azul. Se da la vuelta en el suelo para ponerse boca arriba y poder respirar. Se felicita al darse cuenta de que aún está vivo. Se palpa el cuerpo y se encuentra todo, las piernas, los dientes, el pene y la barba, sin embargo, algo es sumamente distinto a como es cada día. Al principio no puede reconocer la diferencia porque todo parece seguir igual pero, al minuto cae en la cuenta, de que todo cuánto le rodea está en silencio.