Novela

La generación de un personaje

Posted on Actualizado enn


Esto no es una noticia nueva: Estoy construyendo una novela. Creo que va a ser un poco distinto a lo que he hecho hasta  ahora pero no puedo garantizarlo puesto que no depende de mí (o si)  que todo comience a liarse de mala manera y terminemos por ejemplo en Canadá buscando renos. Estoy en un plan muy urbanita,  deseando como nadie, sumergirme en las profundidades de la ciudad que me vio nacer y que tenía abandonada. Es curioso y extraño al mismo tiempo, porque desde hace unos meses he comenzado a verla de forma absolutamente distinta a como la recordaba. La recordaba como un lugar hostil en el que la gente vivía amargada. Un lugar en el que la gente solo venía a trabajar y a dejarse la vida en los trasbordos de transporte público. Vale, esto no ha cambiado mucho. La diferencia es que yo ahora me divierto. Me falta el tiempo para divertirme aquí  y eso me ha hecho replantearme el concepto que yo tenía de Madrid. Igual el problema es que yo vivía encerrada en mi trabajo, en mis libros, en mis traumas, empeñada en no cruzarme con la gente que se cruzaba en mi camino. Empeñada en no mirar a los ojos. Empeñada en evadirme de un mundo que deseaba conocerme. Ahora todo ha cambiado. Desde que cuento los textos por palabras he aprendido a dimensionar los espacios abiertos.

 

Tengo muchos Alter Ego que novela tras novela, relato tras relato van saliendo a la palestra. Este último personaje me tiene un poco desconcertada porque veo una proyección de mis fantasías que hasta ahora desconocía. Yo ya he estado ahí. En ese mundo de locales y personajes oscuros que se abren en canal al caer la noche. Yo ya lo conocía y no lo echaba de menos en absoluto. Porque sé lo que trae el día cuando has pasado la noche despierta. Quizá porque sepa que hay mucho dolor en las pieles que se encienden cuando se apaga el sol y mucha ira en las personas que son incapaces de dormir. No quería parir a la protagonista de mi próxima novela, al menos no de esta manera, pero golpe tras golpe de teclado no he conseguido retenerla dentro de mi cabeza. Yo era una persona tranquila, hasta que volví a sentir la noche y ahora, que hija de  su madre, se me escapa.

 

Lo digo en serio, mi proyecto este año era escribir un libro infantil. Mis cojones.

Tenía cuarenta páginas de una versión Indie pop del mago de oz con peinado surfero. Mis cojones.

 

Al principio fui demasiado ambiciosa quería escribir historias paralelas pero, con el transcurso de las palabras, ahora que me he acostumbrado a contar los textos en palabras, me he dado cuenta que yo no decido nada. En realidad ningún escritor lo decide y si lo hace, hace mal porque debería dejarse llevar por su imaginación. Aunque esta sea un torrente sexual y perverso que acontece en su yo nocturno más negro que la boca de un grillo.

 

Está mal que yo lo diga pero la esencia de la personajes colindantes a mi negro-yo me fascinan. No puedo dejar de pensar en ellos.

 

¿La generación de un personaje?, es esa imagen que tienes despierta continuamente y que se niega hasta que no vomite todo lo que tiene dentro a marcharse y dejarte tranquila.

 

Empieza el descuento . Objetivo: 60.000 palabras.

 

Mientras voy dejando perlas  con los “tomates”, iré dando noticias de cómo avanzo el macro proyecto erótico urbanita.

 

Besos gente!!! A todos los que seguís ahí.

Sin control Reeditado a través de Bubok

Posted on Actualizado enn


Tras una larga espera, me alegra comunicaros, a través de mi blog, que he decidido reeditar “Sin control” de forma independiente a través de Bubok.

Espero con este gesto llegar a todas aquellas personas que se han puesto en contacto conmigo indicandome la imposibilidad de conseguir esta novela.

Portada Sin control


De nuevo quiero reiteraros mi agradecimiento por vuestro apoyo incondicional, a todos vosotros y vosotras que siempre, en los buenos y malos momentos habeis puesto ese pequeño rayito de luz en mi camino de baldosas amarillas.

A todos vosotros va dedicado este libro.