Soliloquios

Posted on Actualizado enn


Hay veces que pienso que es una faena que los escritores no podamos dar conciertos, como hacen los músicos y los cantantes. Pienso que estaría genial desarrollar alguna actividad literaria que no fuera tan intimista y que nos permitiera estar en continúa conexión con nuestros pensamientos más profundos a través de las palabras. Si una se detiene a escuchar las palabras, encontrará mucha musicalidad en ellas y es una pena, que toda esa esencia que va desde tu pensamiento al corazón de los otros se pierda en el vacío de miles de noches solitarias.

No puedo imaginarme miles de personas leyendo el mismo párrafo al mismo tiempo e interiorizando su sentido, sería lo más cercano al orgasmo simultaneo cultural que podría imaginarme.

Es tan importante todo lo que se hace con las palabras. Tanto.

Puedes estar seguro de que llegarás a conocer antes a una persona por lo escribe que por lo que calla.

Supongo que tener un blog en el fondo es una forma de dar un concierto, de palabras o de lo que sea, y que al otro lado está la gente que conecta contigo, en su musicalidad, en su pensamiento y también en su forma de escucharte y de interacción-arte.

No quería despedir esta semana con todos vosotros –los que leéis este Blog y opináis y aquellos que no lo hacéis y leéis en la sombra– sin contaros que he tenido una semana en la que he odiado bastante al mundo que me rodeaba, en parte porque no le encontraba sentido a las palabras con las que quiero formar la pieza de mi próximo repertorio y en parte, porque la subida hormonal que me está produciendo el fin estacional y la tristeza de perder horas de luz, me supera.

Pero, hoy, esta tarde, después de las últimas páginas que he escrito me he sentido en la necesidad de deciros –a los que leéis y opináis y a los que no opináis y leéis en las sombras– que todo lo que está escrito está empezando a tener mucho sentido y que está cobrando vida propia.

Eso, quería deciros, que es bonito tener una maqueta que tiene potencial y a la que ya no le tienes miedo. Eso, y que me gustaría de alguna manera, poder dar un concierto algún día, de palabras o de lo que fuera pero que no se me ocurre como y que supongo que la forma de hacerlo es escribir un libro, este, para que podáis leerlo.

Y como es tarde, y dedicar tanto tiempo a hacer las cosas bien le está robando tiempo a mi querida esposa y me siento en la necesidad urgente de dar cariño y de recibirlo os dejo con este enlace, que una amiga compartió en Facebook y con el que me he sentido tan identificada, en tantos aspectos, que no quedan palabras para explicároslo. Aunque qué voy a contaros a vosotros, mis cómplices en la sombra, que cada día me animáis a seguir cruzando cada límite.

 

 

Un comentario sobre “Soliloquios

    Noemi (Murcia) escribió:
    septiembre 2, 2013 en 8:50 am

    Ains… que la niña quiere ser concertista, jajajaja!!!
    No, en serio, vi el vídeo y la verdad es que impacta, sobre todo porque la tía tiene medida cada palabra y transmite a la perfección.
    Y de tus palabras, qué decir, guapa! Que te apoyamos como cómplices (aunque yo ya sabes que prefiero el sol a la sombra, jejeje), y que me solidarizo con esa tristeza que da el ver cómo se acortan rápidamente los días y se nos va el verano…

    Buena semana, perlica!!
    BESOTES!!

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s