Sobre el erotismo

Posted on Actualizado enn


mascara-venciana-antifaz-plata-plumas-negras-aaEn estos días ando acordándome mucho de una antigua compañera de andanzas literarias y algunas copas de vino blanco. No tantas, en realidad, no fueron tantas, el tema es que nos las tomamos todas de golpe, una sola noche y eso marca. Es una tía que no es nada política, va y suelta las cosas que piensa, claro, desde el anonimato, y pensando seriamente lo que dice, lo cual tiene mucho mérito, porque hasta para poner las teorías en orden y decir las cosas claras de forma anónima hay que tener un par de pelotas. Eso, y tener habilitada la moderación de comentarios.

Ando recordando mucho algunas de las cosas que me dijo, respecto a mi anterior novela y algunas de las cosas que me diría ahora, si le contara que tengo serios problemas morales para enfrentar de plano  el género erótico porque, a pesar de querer trasgredir algunas normas morales y físicas como está mandado y dejarme de soplapolleces sobre los recientes artículos que revelan que buena parte de la literatura erótica clásica fomenta la violencia física y moral, algo dentro de mí se rompe y me impide convertir el engendro de novela que estoy escribiendo, en algo que pueda leerse y que haga que el lector se sienta al mismo tiempo excitado y molesto conmigo. Es la norma, el erotismo debe transgredir alguna convención moral, cultural o religiosa, debe indagar en el Tabú y debe hacerlo tan correctamente que una llegue a plantearse, cuando ya está más cachonda que un mono en un zoo, que lo que está leyendo en el fondo se da de ostias con sus convicciones morales – sean estas de la índole que sean – más férreas. Es el camino, puede gustarnos más o menos pero, es lo que hay.

Releyendo a algunas autoras clásicas, como Anaïs Nin, me doy cuenta de que no se ha inventado nada nuevo, Grey, no se ha inventado nada nuevo. Es más léete “Delta de venus” y notarás la diferencia entre lo auténtico del género y aquella modernez que va al porno literario por la vía directa y con todo lujo de detalles, sin haber conseguido la vital elegancia del erotismo. Sin haber creado, cuidado y alimentado la simbología y obviando que el mejor tipo de erotismo es el que huye de la genitalidad y se centra  en lo esencial: la estimulación del cerebro mediante la creación del mito.  Anaïs le echó un par de pelotas, eso está claro pero, entre los grandes clásicos y ejemplos de la mitomanía erótica, también encontraremos “Lolita” , “Las edades de Lulú”, “La historia de O”, “Pájaros de fuego” … en cuyas páginas la norma es que no hay norma, faltaría más.

Llevo 78 páginas escritas. Me estoy volviendo loca. Cada tarde estoy lidiando con lo que me sale de las venas, intentando ser extremadamente pulcra y nada mediana con el género y no siendo para nada respetuosa con todo lo demás. Cada tarde me levanto tras un par de horas, pensando en quemar cada palabra que he escrito. Me doy cuenta de que voy lenta pero, necesito ese ritmo para no atropellar la historia, para no joder los personajes, para no terminar en la mitad de palabras lo que pretendía decir en el doble. Es un drama, conmigo misma, con mis personajes, con mis símbolos y con el resto de mi genitalidad. Ya no duermo bien, eso debe significar que, o hace demasiado calor o voy por buen camino.

Ahora le he prohibido a Raquel que lo lea.

Lo siguiente será echar a mi gata de la habitación y no leer en voz alta.

Hasta yo me lo pregunto, de qué cojones tengo miedo.

Anuncios

4 comentarios sobre “Sobre el erotismo

    Noemi escribió:
    agosto 17, 2013 en 12:55 am

    Jajaja!!! #ParanoiasDeVerano
    Con tanta pregunta y cuidado, te va a salir una novelaza, SEGURO!!
    Consejo, escríbela de un tirón, déjala reposar, piensa en realidad cómo la querías escribir, y vuelve a leerla corrigiendo lo que tú consideres.
    Pero vamos, conociéndote, harás lo que te salga del tt … jejeje.
    Un beso, guapa.

    monicamartin escribió:
    agosto 17, 2013 en 8:25 am

    En ello estamos. Esta semana descanso. Un beso y gracias por vuestro apoyo.

    Mila Martínez Escritora escribió:
    agosto 17, 2013 en 9:30 am

    Estoy convencida de que volcarás tu genialidad en ella, querida Mónica.¡Dale caña y guíate por tu instinto!Un beso.
    Mila

    monicamartin escribió:
    agosto 17, 2013 en 9:51 am

    Muchas gracias! Seguiré vuestros consejos! Besos

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s