El gato azul III

Posted on Actualizado enn


Descubre los callejones Cubanos a través de los ojos de una turista Europea que se busca a sí misma renunciando a la fresca comodidad de una vida normativa. Capítulo Final de un viaje con billete de ida y vuelta abierta.

          En la Habana una no se mete en la ducha y se quita la mugre como haría en un país primermundista, a saber, con agua corriente pagada y bien pagada, aquí llenas una vieja bañera de lata con calderos de agua hirviendo y te frotas con jabón de marsella.
          El segundo baño en su casa. En su casa de color azul brillante.
          La bañera de Kati tiene cuatro patas, es de hierro fundido.

 

 

 

Sigue en 

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s