Cuestión de piel

Posted on


Cuando el cuerpo se convierte en el vehículo de nuestras emociones, podríamos si quisiéramos, llamarlo Amor..

No puedo evitarlo. Cada vez que siento que me rozas, que acercas tu cuerpo a mí, que tus manos me tocan sin querer o que sencillamente me estás mirando, toda mi piel se levanta. No como las espigas en el campo cuando el viento las peina, no, se levanta como si me hubieran acercado un hierro caliente y tuviera miedo de arder en esta hoguera innecesaria.

Lo he intentado. No pensar en ti, no acordarme de ti, no recordar tu olor, el color de tus ojos, la suave textura con la que se desliza tu pelo al caer sobre tus hombros

 

 

 

 
 

Sigue en 

Anuncios

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s