Como un templo VI. BisexFobia.

Posted on Actualizado enn


Hacía tanto frío que se helaban las nubes y al despertarse prefirió marcharse en vez aceptar cualquier de mis camas. No voy a decir que esto me pusiera triste, no lo entendí pero no me entristecio. Lo que realmente me hizo sentirme mal fue pensar que es posible que se fuera por no querer dormir a mi lado. Yo no pensaba dormir a su lado, iba solo a dejarle un lecho donde pudiera descansar y no tuviera que caminar dos kilómetros helados hasta su casa pero, se fue y un sabor amargo me lleno la boca. Porque no era necesario, yo respeto sus deseos por eso no es necesario. Nunca la hubiera puesto una mano encima.

Sigue en Tomates verdes crudos

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s