Namasté

Posted on Actualizado enn


El total abandono al que he sometido mi nube ha sido proporcional al paulatino aprendizaje de mis manos al teclado Qwerty. Es gratificante comprobar que en tres meses de abandono las visitas no han bajado más lo habitual, por lo que muchas gracias a todos. Cuesta creer que un ser pequeño, como una sabandija, suscite el interés de al menos una avispa.

Últimamente, he estado descansando de todo. Ha resultado fantástico. No tener que volver a conducir, ni sentir el síndrome del escritor miope forzado a parecer interesante tan solo por tener un blog, ni pelearme con la gran vía, ni ser yo misma sino otra persona mortal entre los comunes. Hablar en voz lo suficientemente alta es lo único que necesitamos a veces los humanos, eso unido a las personas adecuadas que permanecen siempre a la escucha es lo que te hace sonreír como si fueras imbécil. Aunque estoy desacostumbrada a mirarme en el espejo ha sido fascinante descubrir que justo después de mi cumpleaños me están saliendo patas de gallo. Son pequeñas marcas de la edad, alrededor de los ojos. Las siento en mi cara como el sello de una carta extranjera. Resultan exóticas.

Me gustan mis patitas de gallo, dan cuenta de lo feliz que me siento, de lo agradecida que me siento, de lo completa que me siento. Cuando me rio a carcajada limpia, esa alegría se queda ahí dentro balanceándose dentro de mi durante un rato. Me siento como buda, pero sin panza gigante que me impida verme los pies.

Es simple, he tenido que marcharme durante unos meses para darme cuenta de que ya no estoy en guerra con nadie. Todo me la resbala y ese sencillo hecho hace que sea feliz.

Lo mejor de todo ha sucedido de forma natural, como si alguna hormona maldita que me poseyera hubiera salido de mi cuerpo.

No tengo nada interesante que contaros, solo que me encuentro bien, que he decidido descansar un poco de mi “proyecto experimental de literatura personal” y hasta que tome de nuevo voz propia y decida sublevarse, seguiré explorando nuevas formas de decir las cosas sin que ello implique abanderarme de nada.

Si es que solo somos personas, que rápido podemos llegar a olvidarlo.

Aprovecho para recomendaros un libro que he leído hace poco y sobre el que no voy a hacer una crítica elaborada, estas las reservo para otros menesteres. Se titula Maldito Karma de David Safier y aunque no sea la novela del año, al menos mantiene una elegante frescura y un alto nivel humorístico que jamás roza la vulgaridad. Resumiendo, si lo que queréis es reíros o regalar un libro entretenido estas navidades, podéis apuntarlo en vuestra lista de posibles. Será un regalo que no defraudará.

Por el momento nada más que comunicar con el planeta tierra. Seguiremos viéndonos en el hiperespacio.

Espero vuestros comentarios, sobre todo contándome que estáis mejor que nunca, que las navidades ya no os ponen tristes y que habéis olvidado a quien decidió un día ignorar vuestra presencia.

Anuncios

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s