Parole, Parole, Parole

Posted on Actualizado enn


Han pasado unos cuantos días. Echo de menos su olor. Vilma, yo, nos paseamos a tientas por la oscuridad de su recuerdo. La línea del recuerdo es como la de la soledad, relativa, temblorosa, pública. Este fin de semana no ha habido cañas. Echo de menos mi tiempo de cañas, de juntarnos unas cuantas, de hablar. Hubo sin embargo un bocata de calamares en Atocha, un grupo de adolescentes americanos que hacían ascos a una paella. Un beso, un abrazo, más fotos con las vacas de colores, una despedida furtiva y como siempre, después de todo, el miedo. Miedo a ser descubierta. Miedo a sentirme descubierta. Después una hermana y otra y otra y un reencuentro , Mariangeles, más mujer de lo que solía recodarla y más cansada también.

Ella y todos los años que la acompañan.

La certeza.

La certeza, dice:

– Voy a ser abuela.

Joder. Neni, la marigelis, abuela. Que fuerte!

– Todos los días salimos a buscar trabajo y después… depués ¿qué?

Miramos en redondo alrededor del puente de humo que nos rodea.

– Las Voldam.

– Las voldam? – Esto no son cañas son voldam no es lo mismo.

– Chato – Grita – Las voldam… El chato, que no tendrá más de 25, confiesa, a su pesar que no le quedan. Se encoge de hombros como sino puediera hacer otra cosa.

– No me quedan- Dice.

Y yo siento que la tercera guerra mundial se abre paso en escena. Hamsira, se rie con dolor del reflejo plantar-talonar, se deshace en sonrisas. Llega el momento de la verdad. Hablamos de tíos.Es lo que toca hay que opinar. Después hablamos de mi, pataditas en el corazón, sigo pidiendo té, todo mi cuerpo quiere té. Conozco demasiado bien el punto en el que la línea, esta vez del control, se difumina.

Marigelis abuela.

Y yo casada.

La vida, incluso cuando la crisis ha dejado de ser un tema de conversación, es cruel. Te permite ver como te haces mayor, como fisicamente estas cansada, como mentalemente te vuelves rígida y justo cuando te das cuenta que vas perdiendo la tarde de un sabado en discutir con un chaval porque los de la mesa de enfrente tienen Voldam y tú no, cae sobre ti todo el tiempo que pasa sin darte cuenta. Como un mazazo, de golpe y sin aviso, las ves ahí, naciendo justo desde tus ojos entrecerrados. Son arrugas, la piel se cae. Tengo miedo hamsira, me hago mayor.

– Pues si, abuela.

Y yo soñando que de pronto me quedo embarazada, soñando en la soledad de su ausencia que tengo en casa nidos con pajaritos muy pequeños, elefantes y algunas otras especies animales que desconozco. Será que mi reloj biológico se ha despertado. Menudo marrón. Entre tanto pierdo el tiempo, hablo con mi perra. Espero su próxima llamada, hablamos durante horas, casi parece que no te has ido. Me acuestas y esa noche sueño que hemos hecho el amor como salvajes en el borde de una acantilado verde.

El mar al fondo.

Bravo.

El sabor de tus besos

Marigelis abuela y yo, yo deshecha con cada uno de los olores de ese sueño. Deshecha por los pajaritos, porque así de pronto me siento más mayor de lo que soy. Pasan las horas mi abuelo levanta cabeza. Iba a morirse pero ha decidido que de momento no le viene bien, mi madre me cuenta, abuela también toda ella, que el capellán del hospital se coló en su cuarto. Venía a darle los santos sacramentos.

– Vengo a darle los santos sacramentos-

Dijo

-Usted ¿Se arrepiente?

Dijo

Y mi abuelo contesto

Yo, no me arrepiento de nada

A mi me han hecho mucho daño, no me arrepiento de nada-

Es un genio. Los genios no deben morir, lo decía Mecano. Pasan las horas, Yoli no contesta a mis tam-tam cerebrales. Por cierto Marigelis, abuela… pero yoli, madre y yo, esposa. Todas con titulo oficial.

Vuelves a llamar de nuevo no te cuento lo del acantilado, me siento obscena. A cada golpe de tus palabras vuelve a mi tu recuerdo, el sabor de ese bocata en Atocha, lo guapa que estabas. La carnosidad de tus labios se graba a fuego en mi mente. Un escalofrío me parte. Me arrepiento de no haberte besado. Me siento como una imbecil. Te cuento que he ido a ver a mi mamá, que mi abuelo está mejor pero que se siente preocupado, después de la visita del capellán cree que vamos a enterrarle. No me cansaré de decirlo, hay personas que no saben, de verdad, cuando es totalmente innecesaria su presencia. Maldigo sus santos sacarmentos en siete lenguas muertas diferentes, después me quedo tan a gusto. Perjuro. Te digo, convencidisma, que un hijo mio jamas se bautizara a no ser que sea por decision propia y con la mayoria de edad en la mano. Y aún así tendría que ver si ya la iglesia paga a hacienda impuestos al mismo nivel que los demás ciudadanos. Me caigo de culo.

¿Desde cuando voy a tener niños?

Los nidos de pajaritos

Los elefantes

La marigelis

Las voldam Yoli, Lola, Ivan y la distancia.

Tú y el acantilado volveis a mi cabeza casi me alegro de que ya sea domingo.

 Mientras pienso no trabajo, mientras trabajo no pienso.. y no me acuerdo, por supuesto, de tus lunares

Y tu piel

Y tu espalda

Y esa sonrisa que me vuelve idiota.

De la buena suerte que tenemos (pajaritos incluidos)

Del tiempo que hace que no nos sentamos en un prado.

De como aprendí a leer entre lineas.

Del sabor salado de tu sexo.

Mientras trabajo no me acuerdo…

De las noches que paso buscando tu cuerpo en la cama mientras no estas.

De cuando estas y no te encuentro.

De cuando, por desgracia, tú si me encuentras y tienes los pies helados.

No me acuerdo

Del tiempo que pasa mientras los sueños idiotas de una mujer que teme ser madre, esposa, hija surgen de su mente y le recuerdan que puede que algún día sea demasiado tarde.

Y me siento frente a ti, incluso en la distancia y mirando tus ojos que imagino brillantes y negros me preguntas algo para lo que no tengo una respuesta,

Pero tú, ¿Desde cuando quieres tener hijos?

2 comentarios sobre “Parole, Parole, Parole

    las nenis escribió:
    marzo 3, 2009 en 10:43 pm

    ohhhh es toda una declaracion de amor…Pero no nos ibas a dedicar un post? podias habernos incluido algo asi como “las nenis practican a hacer hijos, pero son tan verdes que aun no sabes que ellas solas no pueden…”

    Nos ha encantado, ha sido super bonito, contigo toda distancia parece efimera…

    Esperamos otro pequeño gran relato prontoooo

    monicamartin respondido:
    marzo 4, 2009 en 8:04 am

    Todo se andará pequeñas sibemoles mias… todo se andará. Recordad, no por mucho madrugar te la coges con la mano.

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s