Abriendo puertas, ventanas, esperanzas

Posted on


Odio mi trabajo, lo digo así de claro. Me cansa, me aburre, me exaspera, me condena a vivir una vida incompleta en la que utilizo la parte sana de mi cerebro que no ha sido destruida por la vida emocionalmente turbulenta que he llevado hasta que salí del armario.

Y el que este libre de pecado que venga y que lo diga bien alto. Yo trabajo por dinero, punto, y pensar que durante el resto de mi vida tendré que seguir trabajando en algo que no me gusta ni me disgusta sino sencillamente me ayuda a ganarme el pan, me deprime.

Últimamente me siento confusa, dolida, triste. Extraña. Como buscando algo que no encuentro, como queriendo rebelarme por todo y sin saber exactamente por qué.

Esto no me influye, yo llego, hago mi trabajo lo mejor que puedo, intento facilitarle la vida a mis compañeros que dependen del empeño que le ponga y así pasan las horas. Después llegan las seis como no, inevitablemente tengo que coger el autobús, pasar por el hotel donde todavía esperan personas desechas, todos los días veo policía, ambulancias, cámaras de televisión… cada vez menos y un escalofrío, un agradecimiento, una oración y un palpito fúnebre me recorren la espalda. No sé decir aquello de yo hubiera salido del avión como fuera, no sé ponerme gallito ante la desgracia de los demás pero cada día al pasar por la puerta de ese hotel se me escapan las lágrimas, los sentimientos perdidos, la necesidad de tener mi luna de miel, la necesidad de disfrutar de cualquier cosa. La esperanza, yo qué sé de no estar equivocada. La ilusión de sentir empatía. La alegría de continuar enamorada.

Lloro mucho, nadie lo sabe, soy una llorona. Me emociono con cualquier gilipollez. Eso en mi trabajo no lo saben, no me lo permito, no quiero abrirme, no quiero ser nadie, simplemente cada día quiero que lleguen las seis de la tarde, porque entonces puedo volver a pasar por la puerta de ese hotel y cuando llego a la puerta casi siempre llamo a alguien que quiero, a mi madre, a mi mujer, a alguno de mis hermanos, a mi mejor amiga y lo hago solo por escuchar su voz y no sentirme tan sola, tan triste, tan deprimida por todo ese tiempo que pasa sin pasar nada, solo cosas que me hacen odiar el día que decidí ser informática en lugar de escritora, solo cosas que me hacen prometerme a mi misma que voy a terminar esa novela que he comenzado y que va a ser lo mejor que he escrito.

Pero cuesta, cuesta mucho, sentarse, escribir, cansada como un perro, harta de todo, extasiada porque el tiempo pasa y de nuevo no pasa nada. Cuesta, porque inevitablemente cada día tengo que volver aquí o a otro lugar, porque eso no va a cambiar al menos de momento, en cambio lo que si se altera a cada momento es mi capacidad de resistencia ante una vida común, sin luna de miel, con miedo a volar, con días programados desde el inicio hasta el final, con esas cámaras de televisión a las que tan solo les importa la próxima familia que estallará en lágrimas ante un féretro vacío. Con esas miles de cámaras que probablemente también lleven a hombros personas que odian perseguir el dolor de los demás a cambio de un sueldo indigno, miserable y suscinto.

Cuesta pero jamás abandonaré aunque la única persona que continué leyéndome sea yo misma, aunque tenga que tragar la insoportable rutina que se come mis nervios, aunque tenga que escribir mientras duermo y no mientras vivo.

Jamás abandonaré lo único que me hace sentirme viva, porque la vida es en realidad lo único que tengo y que de momento nadie ha conseguido arrebatarme.

Y tú, me contestas a esta pregunta : ¿Qué harías si supieras que dentro de poco vas a morir?

Anuncios

Un comentario sobre “Abriendo puertas, ventanas, esperanzas

    Ana escribió:
    agosto 30, 2008 en 4:29 pm

    Coger mi mochila y caminar por ahí, cruzando fronteras, mirando la gente, buscando sonrisas, comiendo migajas, olvidándome de todo, menos de leerte cada día

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s