Que bonitos tus ojos…

Posted on Actualizado enn


– Mamá.
– Dime cariño.
– ¿Sabes tú, por qué, es esa montaña tan alta?
– Es que la montaña tiene historía.
– Qué historia-
– Había una vez un hado preromano, muy brujo y sabio, que tenía tres hijos; los cuales no podían ni verse.
– Como el Tano y yo?.
– Como el Tano y tú.
– Cierto día andaba el brujo dormitando.
– Como papá en la siesta?
– Como papá en la siesta… si, y una algarabía de gritos, insultos y golpes lo sacó de su ensueño. Enfurecido, como se enfurecen los papas y las mamas gritó la siguiente frase:

¡Que se separen para siempre, se conviertan en montañas  tan altas como su orgullo, tan mudas como la calma, que aunque se miren y vean no puedan cruzar palabra, para que sirvan de ejemplo en las tribus más lejanas! Moncayo era el mayor frío, seco y desalmado.Traicionero el Ocejónde los tres era el mediano. Y el pequeño, el Alto Rey consentido y antojadizo,aprendiz aventajado de la envidia entre hermanos

Y así fue, hasta el día de hoy.

– Mamá, y nunca más pudieron hablarse?
– No.
– Pero eso es como si hubieran muerto, no?
– Eso es lo que querían, tratarse como muertos.
– Mamá.
– Dime cielo.
– Yo no quiero que Tano se muera.
– Lo sé cariño, anda aprisa que va con papá por delante.

Anuncios

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s