Buenas noches, corazoncitos….

Posted on


Un amigo me recomendó este libro. Me lo compré porque confío en su criterio como lector. Me leí el libro, perdí el amigo.

No es solo la infatigable persistencia del autor para que los simples y borreguiles lectores entendamos a la perfección y exhaustivamente en qué consiste el trabajo de un traductor, oficio que respeto, es además ese conjunto informe y verborreico de frases que pretende dar forma a una trama absurda, nula y sin sentido. Será que yo no encuentro, por más que busco, esa prosa hipnotica que ensalzan algunas críticas que leí sobre el asunto que nos ocupa.

El corazón blanco, perdón. Tan blanco. Territorio donde la crítica supera con creces a la realidad.

No es, además, que los personajes no tengan ni pies ni cabeza, es el monologo insustancial sobre el amor que el lector se ve obligado a seguir, esperando pacientemente a que Marías, reconocido escritor, resuelva por fin una historia que en el fondo ni es interesante, ni está bien escrita, ni justifica el precio que se paga por el libro.

Lo siento, no encontré nada en este libro que me haya gustado, por lo que al fin decidí no dilapidar más el tiempo en una angustiosa espera y abordé “una lectura diagonal”, al estilo de las grandes casas editoriales y como ni siquiera en eso he encontrado el placer más mínimo, lo he utilizado para encajar un mueble del Ikea a martillazo limpio.

Digo, tampoco es tan grave, al menos el desembolso me resultó util.
Anuncios

Comenta, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s